Off


Lo que echo de menos tener días off.

Este término lo empecé a usar hace unos 15 años en mi primer viaje a Marruecos. La idea era pasar un día en soledad (soledad de conocidos) y dedicarme a cuidarme y a aprender. He estado cuatro veces en ese país que me fascina y esta rutina la he hecho en cada viaje, siempre a la mitad del mismo. Os cuento el día off, como transcurría:

Chefchaouen
Plaza Uta el Hamman (Chefchaouen)

Como en Marruecos la prisa ‘puede matar’ el madrugar era algo subjetivo, dependía de cuando te acostaras así que sin mirar el reloj empezaba el día con un buen desayuno a base de zumo de naranja, café con leche y dulces. Sin prisa y tranquilo.

Siempre he viajado con gente y sabían que ese día yo no existía. Básicamente porque como era el que conocía aquello me tenían de guía y yo necesitaba descansar (y ellos aprender a vivir sin supervisión, difícil tarea para pseudo-adultos). Después de eso me gustaba pasear sin rumbo por la medina de la ciudad en la que me encontrara: Ashilá, Chefchaouen, Fez, Marrakech, etc. La que más me ha gustado siempre es la de Fez aunque por pequeña y acogedora la medina de Chefchaouen es ideal.

Paseando, hablando con los artesanos, tomando té… llegamos a uno de los mejores momentos: pasar por el barbero. Un buen afeitado, tomando té y con buena conversación es algo que se ha perdido en España y es un lujo asequible que deberíamos seguir consumiendo sólo por la tranquilidad del momento. Ahora hay mucho hípster barbudo que paga cantidades desorbitadas por recortarse y acicalarse pero eso es otra cosa.

Barbero
Este soy yo, relajadico y dejándome hacer.

No me había dado cuenta y  ya podría haber pasado hasta el tiempo de comer pero siempre encontraba un sitio donde tomar una buena sopa caliente, exquisitas, y un buen tajin o un couscous de verduras. Lo recuerdo y empiezo a salivar. ¡Qué bien se come en Marruecos!. Y qué buenas charlas con los de allí. Puedes juntar la comida con la cena si encuentras una buena conversación, buen té y unas pipas de kifi. Pero ese día no era para eso. Después de comer y una siesta el paseo continuaba pero esta vez con rumbo fijo al hamman. Un par de horas de vapor y masajes vigorosos te dejaban nuevo. Como flotando. Recuerdo la primera vez que fui a un hamman. Esa experiencia es alucinante. Un lugar muy familiar. Los padres van con sus hijos, amigos, familiares. Van todos. El ambiente es oscuro y tranquilo. Invita al descanso.

2006_Chefchaouen-Hamam
Uno de los Hamman de Chefchaouen

Imaginad cuando salía de allí, relajado, bien limpio, flotando… Directo a por otro zumo de naranja que me diera energía y entonces si, a reunirme con los míos para disfrutar de un buen té y una cena cargada de risas, especias y buena compañía.

¿Entendéis que lo eche de menos?.

Ahora esos raticos son mucho más cortos y suelen ser por la noche en casa, cuando las chicas se acuestan y me quedo solo, en el huerto, sentado en una silla entre los árboles pensando en nada y disfrutando de mi.

¿A ti no te da vergüenza?.


CdnfMcTXEAI8K4n.jpg-largeAnoche estuve viendo las noticias y en un momento exploté. No pude soportar más imágenes de niños llorando en el barro, de sus madres llorando desesperadas y de gente desesperada intentando salir de una situación que para cualquier ser humano se haría insoportable, denigrante e indigna. No pude soportar las caras felices de los mandatarios de la UE entrando a una supuesta reunión para quitarse el problema de encima a base de talonario con Turquía. La vergüenza que sentí me hizo apagar la televisión e irme a Twitter a desahogarme. Era muy tarde, no iba a salir a la calle en pijama a gritar… Quizá eso es lo que más rabia me da. La inoperancia de los gobiernos europeos nos deja a los ciudadanos de a pie con la vergüenza de no poder hacer otra cosa que quejarnos en redes sociales y enviar donativos a la ONG que mejor nos parezca. Porque podemos salir a la calle a manifestarnos, escribir comentarios en redes sociales, artículos en blogs y prensa pero si quien tiene la capacidad real de tomar decisiones que de verdad solucionen el problema no lo hace sólo podemos sentir vergüenza. Y rabia. Dolor.

cpps-b6woaaqnqw

De repente me acordé de la ONU y de sus misiones de ayuda. ¿Por qué no están actuando en este conflicto?. ¿No se supone que están para estas cosas?. ¿Por qué los dejan enfermar, morir?. Escapan del horror de una guerra arriesgando sus vidas para enfrentarse a la humillación de llegar a un destino en paz que no los acoge, los humilla, denigra y los usa de moneda de cambio para solucionar conflictos económicos entre diferentes países.

Desde este humilde blog sólo puedo desahogarme y decir que, en mi nombre, no se haga ese acuerdo vergonzoso con Turquía. Que los ayuden, que acepten los cupos y que cumplan las promesas que hacen. Que inviertan ese dinero que quieren dar a Turquía en ayudarlos en suelo europeo, en los países limítrofes que los acogen o en sus países de origen. Que los cuiden. Que no paguen a otro para que se encargue de ellos por lo molestos que puedan ser (esto es lo peor). Que consigan que, dentro de la tristeza de tener que dejarlo todo atrás, puedan estar felices allá donde les toque ir.

Quiero una Europa amigable con los refugiados. La Europa del “Premio Nobel”. Una Europa que no me avergüence porque si no es así no quiero pertenecer a ella. No quiero formar parte de este despropósito.

Ricardo

Son muchos los que necesitan ayuda pero también somos muchos los que podemos ayudarles y, estoy convencido, si cada pueblo acogiera una familia de refugiados sobraban pueblos. ¿A qué esperamos?.

Mientras se deciden a cumplir las promesas que ya han hecho y ha seguir haciendo promesas que también van a romper sólo os pido que no los olvidéis y que ayudéis en lo que podáis. Proactiva Open Arms, Save the ChildrenACNUR, Intermón OXFAM, Médicos sin fronteras… Son muchas las ONG que están trabajando allí. Presionad a vuestros ayuntamientos para que entren dentro de la red de Municipios dispuestos a acoger refugiados y que a nivel institucional realicen acciones directas de envío de material y fondos a quién esté trabajando en el terreno.

A ver si así nos da un poco menos de vergüenza.

Inseguridad ciudadana: Comerciando con el miedo.


170306elroto-1

En los últimos meses una oleada de robos, cada vez más descarados, están asolando la zona sur de la huerta de Murcia que es donde vivo. La última vez el sábado por la tarde y a plena luz del día en la vivienda de mis vecinos de enfrente. Es alucinante la impunidad con la que campan los cacos desde hace meses. En la zona se han organizado hasta patrullas vecinales porque la presencia policial es nula. Nos pasamos las tardes con las crías en la calle jugando, los fines de semana incluso las mañanas, y en mi carril no entra una patrulla de la policía local casi nunca. Hicieron un simulacro de despliegue hace unos meses cuando un concejal que vive en la zona lo denunció en medios de comunicación. Entonces sufrimos dos semanas de controles policiales arbitrarios. Bien por la presencia policial pero no creo que ese tipo de acciones sean las que ahuyenten a los delincuentes. Una presencia continua y real sería lo que de verdad ayudaría a mejorar la situación. Pero claro, supongo que eso vale dinero y los medios son los que son. Insuficientes. Así que os podéis imaginar la sensación de desprotección y miedo general. A nosotros no nos frena. Entramos y salimos igual que siempre, faltaría más. La diferencia es que cada día al entrar a casa pensamos, ¿nos habrá tocado a nosotros?. Y si se nos olvida un momento ya se encargan las empresas que venden sistemas de seguridad en recordarlo cada día en los medios. Comercian con el miedo. De hecho si os paráis a pensar un poco en esto cuando más se anuncian en la televisión es durante o después de los telediarios. Cuando nos acaban de enseñar más de media hora de imágenes de sucesos terribles que es lo único que muestran desde hace años (*).

El domingo por la mañana, horas después del robo en casa de mis vecinos, pasaron dos compañías de seguridad diferentes a ofrecerme su servicio de vigilancia remota porque claro, como sabíamos, habían robado en la casa de enfrente y nosotros no podíamos vivir sin ese sistema de seguridad (que por cierto al vecino no le ha servido de nada). Yo esto no lo considero aprovechar una oportunidad ni ofrecer un producto. Los llamo “mercaderes del miedo”.

(*) Saquemos de esta queja al telediario La 2 Noticias que es el único que se preocupa por contar la actualidad como es y dar una cara amable del mundo aunque cada vez sea más difícil.

Bonus.

Anoche me acosté tarde viendo un programa en la 2 de televisión española: Los conciertos de Radio 3. Creo que es el único programa con música en directo que hay en la parrilla televisiva actual. Y no me vale que me digáis que en “La Ruleta de la Fortuna” hay un grupo tocando en directo. Eso no vale.

Pude disfrutar de lo que llaman: Entreacústicos. Lo presentaba Ángel Carmona (Ondas 2015 por Hoy Empieza Todo, en radio 3) y los grupos que tocaron fueron: Amaral y The Chinese Birdwatchers.

Amaral son de sobra conocidos y ha sido un grupo que cada disco que han sacado me ha gustado un poco más y el último, Nocturnal, cada vez que lo escucho me gusta más.

El segundo grupo, The Chinese Birdwatchers, no los había escuchado nunca y la verdad es que hacen algo muy original. Esta mañana he estado escuchando en Spotify su último disco: Roads. Os recomiendo escucharlo.

 

Con las pilas puestas


Las vacaciones han sido vacaciones de verdad. Desconexión total del trabajo y de la rutina del día a día. Sin carreras. Disfrutando de la familia y de los amigos. Con la televisión apagada y sin noticias. Sin guerras ni atentados. Sin elecciones y sus resultados. Sin independentistas, sin nacionalistas, sin separatistas… totalmente relajado. Hemos estado en museos, en parques y de paseo. Han sido tres semanas de juegos, manualidades, maquillajes, disfraces, de mucha música y bailes. Hasta nos hemos atrevido con una clase de hip-hop de la que me acordé tres días. ¡Que agujetas!. ¡Que dolores!. ¡Que forma de reír, señores!. Encima el clima nos ha acompañado y este invierno-primavera que se nos ha regalado lo hemos pateado tanto que en unos zapatos nuevos tengo ya que ir pensando. Menos mal que han empezado las rebajas de enero y una tarde me escapo y renuevo el armario. Mamá Noel se ha portado: ropa, perfume, música… y hasta algún rey se ha equivocado y una linterna ha dejado. ¡Y un cinturón muy bonico!. Casi lo había olvidado.

Bueno, con este arranque de año a los ‘Gloria Fuertes’ comienzo uno de mis propósitos para este 2016. Escribir más a menudo en este blog que no quiero que sea más que un diario. Contaros mis cosas, mis… tonteriquicas que diría mi amigo Gómez.

Que seáis muy felices quered y que os quieran. Ahí es nada.

Punto y partida


Han pasado unos cuantos años ya desde que abrí este blog y después de unos meses sin ganas de escribir en el me decido a cerrarlo. No lo voy a borrar por si alguno de vosotros siente curiosidad y le apetece navegar por estos textos que tan buenos ratos me han hecho pasar. Gracias a todos los que habéis pasado por aquí. He conocido a gente buena a través de este blog y eso me lo guardo para siempre y punto.

Y punto y partida porque como no me gusta estar callado e internet es un buen sitio donde contar cosas (siempre habrá alguien escuchando, seguro) he abierto otro blog que se llama La falsa moneda en el que sin obligación y con gusto iré contando lo que se me ocurra y me apetezca. Besos y abrazos para todos. Nos iremos leyendo.

¿Que pasa con las bicicletas?.


Bicicleta de renatotarga en flickr.com

Llevamos una temporada en Murcia en la que ser ciclista se está convirtiendo en deporte de riesgo. Nuestro alcalde el Sr. Cámara no para de propagar a los cuatro vientos que está creando una red kilométrica de carriles para bicicletas que no son más que trampas mortales de carriles que son usados por vehículos a motor a los que les han pintado una bicicleta en el suelo y los llaman vías compartidas. Vamos, que si no llevas cuidado te limpian en un santiamén. Lo mejor de todo es la nueva normativa que han sacado. Multas, multas y más multas. Algunas se pueden entender como que te sancionen por no llevar luz por la noche pero, siendo la bicicleta una alternativa al coche, que ahora quieran hacer controles de alcoholemia a los ciclistas me parece muy fuerte. ¡Si usamos la bici para poder tomarnos dos copas y llegar a casa sin atropellar a nadie!. Lo mejor de todo es el casco. Para una cosa que veo bien que hagan obligatoria van y lo dejan como mera recomendación. Muy listos estos del ayuntamiento. Y para rematar la faena nos prohiben ir por la cuatro calles peatonales (que son lo suficientemente grandes) por las que podemos ir sin el peligro que conlleva ir por la carretera rodeados de coches y lo que es peor de autobuses urbanos que son los más kamikazes. Desde esta humilde ventana propongo manifestarnos con nuestras bicicletas. Haciendo marchas lentas por los carriles izquierdos de nuestra ciudad. Eso sí. Con timbre, luces, reflectantes y sin gota de alcohol en el cuerpo para que no nos multen.

Abandono del patrimonio cultural de la ciudad de Murcia


Hace unas semanas pudimos comprobar con estupor lo que muchos temíamos hace muchos años. El derribo del “Palacete Ponce” junto al paseo del malecón. Un edificio que han tenido completamente dejado, olvidado. Esperando a que el solo cayera y usando una tarde de agosto (cuando menos gente hay para protestar) para demolerlo. Era un edificio precioso en el que había vivido gente más o menos ilustre y ahora va a ser otro solar más en el que construir un edificio moderno y sin alma.

Palacete Ponce (Foto: Paco Martín)
Palacete Ponce. Murcia - Foto: Paco Martín (2007)

Hace unos años, y como si de un espejismo se tratara, parecía que el aspecto arquitectónico de Murcia iba a cambiar pues después de ver el trabajo de conservación que se estaba haciendo en el antiguo cuartel de artillería, donde poco a poco van arreglando los edificios manteniendo su estructura y fachada, estaban dando a la zona un aire nuevo y revitalizado. Pero todo esto era un espejismo pues otro edificio histórico de Murcia que está abocado a su desaparición es la antigua prisión provincial coloquialmente conocida como “Cárcel Vieja”. La dejadez de la administración está haciendo que la ciudad de Murcia, poco a poco, se quede sin su patrimonio histórico-arquitectónico.

Cárcel Vieja (Foto: eldirector)
Cárcel Vieja. Murcia - Foto: eldirector (2008)

La Agencia Tributaria, actual propietaria del inmueble no hace nada por mantener el edifico a salvo. Los más de 20.000 m2 de la finca son muy golosos y se podría hacer mucho dinero.

He hablado con gente respecto a este tema. Unos piensan que debería tirarse pues recuerda una época oscura. Que mucha gente inocente sufrió la injusticia dentro de sus muros pero… ¿No sería mejor que el ayuntamiento comprara la finca, la arreglase y usara el inmueble con un fin alegre?. Usarla para todo lo contrario de para lo que se levantó. Hay mil acciones que se podrían llevar a cabo pero claro, ninguna lo suficientemente lucrativa como para llevarla a cabo.

Yo la usaría de sala multiusos. Una sala de exposiciones, locales para asociaciones juveniles, un salón de actos, incluso una cafetería. Diréis que para eso ya está el Centro Cultural Puertas de Castilla o el Centro Párraga, pero… ¿acaso no necesitamos más y más espacios cada vez?. ¿Espacios que nos acerquen, que nos saquen de nuestras casas y nos hagan vivir y disfrutar de la gente, de la cultura, sacarnos de la rutina del trabajo?.

¿Y vosotros que haríais con un edificio como este?.