Salmo 23


Estamos viendo en casa una serie que nos tiene muy enganchados que se llama House of Cards en la que enseñan la parte oscura de la política americana. Espero que sea ficción pura y dura, la verdad.

Las tramas son espectaculares pero creo que no hay ninguna acción desinteresada en el guion. Los protagonistas son Kevin Spacey y Robin Wrigt. Espectaculares. Una pareja en la ficción que da miedito… ¿Y por qué te cuento esto?. Aparte de para que la veas tú también, porque leyendo una noticia de La Verdad de Murcia esta mañana me he acordado de una de las historias de la serie:

Ahora voy a hacer un pequeño Spoiler así que
puedo entender que no leas de aquí en adelante.

Una de las acciones que lleva a cabo el protagonista es un plan para dar trabajo a todos los americanos que lo necesiten. Este proyecto se llama “America Trabaja” y lo que hace es eliminar pensiones, fondos de emergencia, etc… para poder generar empleo público o subvencionar el empleo privado. Lo que se dice en mi pueblo desvestir a un santo para vestir a otro. Pero ojo, así la gente que trabaja puede ahorrar y pagarse su jubilación. Lo normal, ¿verdad?.

Bueno, la noticia de La Verdad es esta:

Educación quita a un instituto la mitad de plazas de una FP que implantará la UCAM (Si no eres de Murcia la “UCAM” es la Universidad Católica San Antonio, ejemplo del buen hacer donde los haya).

Se ve que en la Consejería de Educación de la Región de Murcia hay alguna seriéfila iluminada (llámese María Isabel Sánchez-Mora Molina o señora consejera) a la que se le ha aparecido la virgen y ha pensado que una buena forma de generar empleo es quitar a la educación pública un grado que está muy solicitado, (unos 200 alumnos que se quedan fuera cada año por falta de plazas), para que así cualquier empleador piadoso, caritativo y con iniciativa pueda afianzar su imperio educativo con esta oferta que la consejería sirve en bandeja de plata.

El señor es mi pastor, nada me falta. (Salmo de David. 23).

Inseguridad ciudadana: Comerciando con el miedo.


170306elroto-1

En los últimos meses una oleada de robos, cada vez más descarados, están asolando la zona sur de la huerta de Murcia que es donde vivo. La última vez el sábado por la tarde y a plena luz del día en la vivienda de mis vecinos de enfrente. Es alucinante la impunidad con la que campan los cacos desde hace meses. En la zona se han organizado hasta patrullas vecinales porque la presencia policial es nula. Nos pasamos las tardes con las crías en la calle jugando, los fines de semana incluso las mañanas, y en mi carril no entra una patrulla de la policía local casi nunca. Hicieron un simulacro de despliegue hace unos meses cuando un concejal que vive en la zona lo denunció en medios de comunicación. Entonces sufrimos dos semanas de controles policiales arbitrarios. Bien por la presencia policial pero no creo que ese tipo de acciones sean las que ahuyenten a los delincuentes. Una presencia continua y real sería lo que de verdad ayudaría a mejorar la situación. Pero claro, supongo que eso vale dinero y los medios son los que son. Insuficientes. Así que os podéis imaginar la sensación de desprotección y miedo general. A nosotros no nos frena. Entramos y salimos igual que siempre, faltaría más. La diferencia es que cada día al entrar a casa pensamos, ¿nos habrá tocado a nosotros?. Y si se nos olvida un momento ya se encargan las empresas que venden sistemas de seguridad en recordarlo cada día en los medios. Comercian con el miedo. De hecho si os paráis a pensar un poco en esto cuando más se anuncian en la televisión es durante o después de los telediarios. Cuando nos acaban de enseñar más de media hora de imágenes de sucesos terribles que es lo único que muestran desde hace años (*).

El domingo por la mañana, horas después del robo en casa de mis vecinos, pasaron dos compañías de seguridad diferentes a ofrecerme su servicio de vigilancia remota porque claro, como sabíamos, habían robado en la casa de enfrente y nosotros no podíamos vivir sin ese sistema de seguridad (que por cierto al vecino no le ha servido de nada). Yo esto no lo considero aprovechar una oportunidad ni ofrecer un producto. Los llamo “mercaderes del miedo”.

(*) Saquemos de esta queja al telediario La 2 Noticias que es el único que se preocupa por contar la actualidad como es y dar una cara amable del mundo aunque cada vez sea más difícil.

Bonus.

Anoche me acosté tarde viendo un programa en la 2 de televisión española: Los conciertos de Radio 3. Creo que es el único programa con música en directo que hay en la parrilla televisiva actual. Y no me vale que me digáis que en “La Ruleta de la Fortuna” hay un grupo tocando en directo. Eso no vale.

Pude disfrutar de lo que llaman: Entreacústicos. Lo presentaba Ángel Carmona (Ondas 2015 por Hoy Empieza Todo, en radio 3) y los grupos que tocaron fueron: Amaral y The Chinese Birdwatchers.

Amaral son de sobra conocidos y ha sido un grupo que cada disco que han sacado me ha gustado un poco más y el último, Nocturnal, cada vez que lo escucho me gusta más.

El segundo grupo, The Chinese Birdwatchers, no los había escuchado nunca y la verdad es que hacen algo muy original. Esta mañana he estado escuchando en Spotify su último disco: Roads. Os recomiendo escucharlo.