Tarde de series: Jessica Jones + House of Cards


Desde hace unas semanas y cuando las fuerzas y el reloj lo permiten estoy siguiendo un par de series. Hacía tiempo que no buscábamos el hueco para ver una serie pero con Netflix hemos vuelto a engancharnos.

Jessica-Jones

Yo estoy viendo Jessica Jones, que por lo visto está basada en unos comic de Marvel. La serie está muy bien, me está gustando mucho. ¡Y eso que yo no he sido nunca de súper héroes!. No he visto ninguna de esas sagas de súper villanos ni bichos raros con poderes sobrenaturales. Pero el caso es que esta serie no se rige por ese tipo de personajes. La protagonista es la antagonista de las súper heroínas. Alcohólica, con un pasado complicado y perturbador y un “problema” con el que tiene que terminar y no sabe muy bien cómo.

Si os gustan las series y este tipo de historias echadle un vistazo. Hay 13 episodios en una sola temporada. A mi me quedan dos episodios para terminarla y no se si es una temporada cerrada o tienen intención y guión para continuarla.

Me animó a verla el programa que le dedicó mi amigo Miguel Ángel en su podcast: Series por Momentos.

house-of-cards2

La otra serie que estamos viendo en casa es House of cards (también en Netflix). Estamos a punto de terminar de ver la segunda temporada. Es un thriller político protagonizado por Kevin Spacey, Robin Wright y Kate Mara. Esta serie enseña el lado más oscuro de la política y aunque está ambientada en Washington DC (USA) y la política que allí se hace creo que se podría llevar a cualquier país del mundo. Dramática, inquietante y perturbadora. Una pasada. Está basada en una serie británica de 1990 y el cuento no cambia nada… Estamos apañados.

De esta serie (y muchas otras) podéis encontrar un podcast en la red de podcast Por momentos.

Espero que os gusten.

Anuncios

El videoclub de mi barrio


VideoOnDemandAyer me pasó algo curioso. Después de ver un email de Fnac en el que me ofrecían el DVD de Spectre, la última película de James Bond, entré a Youtube a ver el tráiler de la película y acto seguido fui al buscador de google para buscar dónde podía alquilarla y a qué precios. La búsqueda que solicité fue esta: James Bond Spectre online. Los resultados fueron sorprendentes. A primera vista ni un solo enlace a una web de alquiler o compra de películas. Todas las direcciones eran de webs de streaming o descargas. Así en la primera, segunda, tercera y cuarta página. No seguí buscando. De hecho ni me molesté en realizar otras búsquedas y pensé que cuando la quiera ver me voy a ir a mi videoclub, el de mi barrio, y la alquilo.

Montar servicios de alquiler o visionado por suscripción no debe ser barato pero, ¿cómo no se promocionan más en la web?. ¡Si es su mercado!. De casi cualquier cosa que busques salen enlaces patrocinados. Deberían salir los primeros en este tipo de búsquedas y no es porque no haya empresas de este tipo funcionando en España. Tenemos a Netfilx, Wuaki, Filmin, iTunes, el mismo Google, Nubeox (del grupo A3Media), Yomvi (de Movistar+) y otras que se me olvidan o no conozco. HBOgo dice que antes de fin de año también va a estar en España.

Si quieren tener más clientes deben gastar en publicidad y promoción. Si no conciencian a su público objetivo les va a costar aumentar su cuota de clientes. La piratería, con la llegada de estos servicios, cada vez es menor pero sigue siendo muy difícil encontrar la oferta legal. O conoces al proveedor o te puedes volver loco.

Yo he pasado de descargar todo lo que se me antojaba a comprar lo que voy a usar: Aplicaciones, libros, música, películas y series. Tras una enriquecedora discusión en Twitter con Lorezo Silva  entendí que el creador puede elegir cómo vender su obra, por el canal que sea, y ser él o el canal de distribución que él decida quien elija esos precios. Debo ser yo quien decida comprar o no.

A esto último habría que añadirle muchos puntos y aparte como el que la tecnología debería permitirme como comprador poder prestar esas obras compradas a quien yo quiera como si de un formato físico se tratara, pero lo básico y claro es eso y de esos puntos o escribiré en otro artículo.

Radio Gladys Palmera: ONDAS 2015 a la mejor plataforma radiofónica en internet.


LogoGP

Esta semana pasada he recibido una muy buena noticia y es que Radio Gladys Palmera, mi emisora online preferida, ha recibido un Permio Ondas 2015 y como es mi emisora preferida no me pierdo casi ningún programa o sesión y, claro, siento el premio un poco mío. ¡Y eso da mucha alegría!. Ahora, como bien dijo Diego A. Manrique, sólo falta que se entere el público.

Desde este modesto blog quiero enviarles mi más sincera enhorabuena a todas las personas que hacen posible Radio Gladys Palmera, el mejor canal en español de distribución de música que hoy día se puede encontrar en la red y casi diría fuera de ella si Radio 3 de RTVE lo permite, claro.

Alejandra Fierro (Gladys), Alex García Amat, Darío Manrique, José Arteaga, Carlos Elías, Diego A. Manrique, Julio Moreno, Miquel Botella, José Manuel Gómez Gufi, Martirio, Teresa Navajas y muchos más hacen del descubrir y escuchar buena música un vicio. ¡Pura vida!.

Mis camellos musicales


Este término se lo escuché a Ajo, presentadora de un programa en Radio Gladys Palmera que se llama Speed & Bacon donde entrevista a amigos que le cuentan historias y le pasan canciones. El programa no tiene desperdicio y de hecho os recomiendo el último que acaban de publicar en el que entrevista a Jon Sistiaga. Me gusta como habla este tipo y lo que cuenta. ¡Y la música que elige también!.

Antes mis camellos musicales eran, sobretodo, amigos y páginas de descargas donde iba paseándome por los distintos foros escuchando y buscando novedades. Ahora los amigos siguen estando pero, donde antes estaban estos foros y páginas de descargas, ahora hay emisoras online y software o webs de distribución legal tipo SoundCloud, Spotify o Deezer.

1349368547_0

Las emisoras online que más escucho son Radio 3 (RNE), que tiene una app para el smartphone brutal donde puedes escuchar la radio en directo o bucear en los archivos de los programas que ofrecen en forma de podcast, y la ya mencionada Radio Gladys Palmera. De esta última lo que más me gusta es que a todos los programas que suben les marcan los temas que incluyen indicando en que momento van a sonar. Esto me parece brutal porque si los escuchas como yo mientras trabajo puedes consultar qué has escuchado o buscar algo más de ese grupo que te ha encantado sin tener que escuchar todo de nuevo y perderte en los archivos hasta encontrar el momento exacto en el que dicen el nombre de la canción. A través de RGP he descubierto SoundCloud que es donde suben los programas para después pasarlos a su web. Aquí he descubierto muchísimos sellos, deejays y artistas que cuelgan su música y hay sesiones fantásticas.

Spotify y Deezer son más o menos lo mismo. Bibliotecas musicales con cuentas free con publicidad y cuentas premium, o de pago, con cuotas mensuales y libres de publicidad. De las dos la más completa para mi es Spotify, de hecho de vez en cuando compro una suscripción mensual, depende del uso que le quiera dar (y la pasta que tenga ese mes).

Sigo comprando música, no tanta como antes porque la economía no es la mima. A los grupos que me gustan mucho y sacan discos que merecen la pena (y tienen formatos asequibles) me gusta apoyarlos. Lo que ya no hago como antes es descargar música pues toda la que quiero está a mano en estos servicios. Descargo programas, que son legales, y los llevo en el coche o en el teléfono allá donde quiero. Si las compañías fueran listas trabajarían en este sentido pudiendo llegar a más gente, con menos costes y potenciando los directos. Si llegas a más gente más gente querrá ver a los grupos en directo.

RGP

Mis favoritos de Radio Gladys Palmera son:

logo-radio3

Mis favoritos de Radio 3 son:

  • Cuando los elefantes sueñan con la música.
  • Duendeando.
  • El Hexágono.
  • Melodías Pizarras.
  • Mundo Babel.
  • Toma Uno.
  • Trópico Utópico.
  • Sonideros.

Radio Gladys Palmera


Desde que desmantelaron la mayoría de los programas que me gustaban de radio 3 estaba un poco huérfano ya que gracias a los podcast tenía casi todas las horas de radio cubiertas y ahora me faltaba algo que en este momento estoy cubriendo con creces gracias al trabajo de una emisora online que se llama Radio Gladys Palmera.

Si os gustan los ritmos latinos os recomiendo encarecidamente que escucheis Calle Heredia. Si os gusta la buena música, de cualquier estilo, escuchad Radio Gladys Palmera. Descubrí esta emisora online hace tiempo pero hace una par de meses ha sido cuando he empezado a escucharla con asiduidad. ¡No me pierdo un programa!. Hay de todo y un consejo: Dejad los prejuicios en casa y escuchadlo todo. Os sorprenderá como me a sorprendido a mi. Diego A. Manrique, Jesús Ordovás, Alaska, Carlos Elías, José Arteaga y muchos otros. Impresionante. Además, todos los programas los puedes descargar y llevártelos donde quieras. 100% recomendado.

Hacía mucho tiempo que no escuchaba esta bella melodía y ayer por la tarde escuchando el programa 46 de Calle Heredia que presenta Carlos Elías (@CalleHeredia) empezó a sonar ‘Caridad amaro’ de Chucho Valdes y me llevó a un momento de mi vida tan mágico, tan especial y en el que fuí tan feliz que me alegró la tarde, la noche y aún sigo contento. Gracias Carlos por enviarme el video.

Estad atentos. Cada día hay material nuevo.

 

Exibicionismo en la red


La imagen es de Richard Vantielcke y la he sacado de esta web: http://www.ludimaginary.net/photograph-558.html
La imagen es de Richard Vantielcke y la he sacado de esta web: www.ludimaginary.net

A todos nos gusta mirar y que nos miren. Todos somos un poco voyeurs y un poco exhibicionistas. En la calle y en la red. Cuando escribo en el blog escribo para mi y para vosotros pero vosotros cada vez sois menos. Sobre todo desde que cancelé mis cuentas de Facebook y Google+. Antes los artículos, al publicarse, enviaban un enlace a estas redes sociales lo que generaba un tráfico de visitas constante. Ahora el único canal que me genera visitas es Twitter. He hablado con antiguos lectores del blog procedentes de Facebook y todos pensaban que el blog y yo habíamos desaparecido. Como ya no veían mi perfil ni los enlaces pensaban que ya no existía. Ellos no vivieron el auge de los blogs de hace unos años, los RSS ni nada por el estilo. Como ellos hay mucha gente y esto me genera algunas dudas. ¿Que busco cuando escribo?. ¿A cuanta gene quiero llegar?. ¿Debería reactivar las cuentas en las redes sociales para tener más visibilidad?.

Otro paso más hacia la desconexión parcial


Como comentaba ayer acabo de empezar mi desconexión parcial de la tecnología y anoche cuando llegué a casa desactivé mi cuenta de Facebook y desinstalé la aplicación del teléfono. Oye, y no pasó nada. Ni mataron gatitos ni nada por el estilo.

Por la mañana había llamado a mi compañía y había dado de baja el servicio de internet. No lo he echado de menos ya que al llegar a casa, después de cenar, me he conectado vía WIFI y he podido chequear el correo, revisar Google Reader que, para quien no sepa de qué va, es donde tengo mi colección de enlaces interesantes y he podido entrar un poco a Twitter. Una de las cosas que me gusta de este último servicio es que aunque puedes seguir a mucha gente (porque hay mucha gente interesante) creando listas temáticas puedes eliminar mucho ruido que en un momento dado no te puede apetecer ver en la pantalla de inicio. Me va a costar un poco configurarlo todo bien pero el resultado será bueno. Os puede resultar chocante que cierre la cuenta de Facebook y mantenga la cuenta de Twitter pero no tienen nada que ver una cosa con la otra.En mi caso particular Facebook parecía un mega powerpoint de gatitos republicanos, pregonando la amistad de los ángeles a los cuatro vientos con frases célebres sacadas de algún repositorio y la colección de chistes de El Roto. En cambio Twitter, según en que lista me encuentre, me acerca a la noticia y me permite contrastarla (directamente con los comentarios del periodista), o me hace pasar un buen rato con tweets de humor, diseño, TV, música… Eso si, con tranquilidad y mesura.

Todo lo que mueraCon el tiempo extra que he sacado al dejar fuera a Facebook he ganado un poco más de tiempo para conectarme a mi nuevo y flamante Kindel con el que ahora estoy devorando un libro de John Connolly  titulado Todo lo que muere. El primero de una docena de novelas policiacas protagonizadas por Charlie Parker, un expolicía obsesionado con la muerte de su mujer y su hija. Lo empecé hace un par de noches y me tiene bastante enganchado.