Salmo 23


Estamos viendo en casa una serie que nos tiene muy enganchados que se llama House of Cards en la que enseñan la parte oscura de la política americana. Espero que sea ficción pura y dura, la verdad.

Las tramas son espectaculares pero creo que no hay ninguna acción desinteresada en el guion. Los protagonistas son Kevin Spacey y Robin Wrigt. Espectaculares. Una pareja en la ficción que da miedito… ¿Y por qué te cuento esto?. Aparte de para que la veas tú también, porque leyendo una noticia de La Verdad de Murcia esta mañana me he acordado de una de las historias de la serie:

Ahora voy a hacer un pequeño Spoiler así que
puedo entender que no leas de aquí en adelante.

Una de las acciones que lleva a cabo el protagonista es un plan para dar trabajo a todos los americanos que lo necesiten. Este proyecto se llama “America Trabaja” y lo que hace es eliminar pensiones, fondos de emergencia, etc… para poder generar empleo público o subvencionar el empleo privado. Lo que se dice en mi pueblo desvestir a un santo para vestir a otro. Pero ojo, así la gente que trabaja puede ahorrar y pagarse su jubilación. Lo normal, ¿verdad?.

Bueno, la noticia de La Verdad es esta:

Educación quita a un instituto la mitad de plazas de una FP que implantará la UCAM (Si no eres de Murcia la “UCAM” es la Universidad Católica San Antonio, ejemplo del buen hacer donde los haya).

Se ve que en la Consejería de Educación de la Región de Murcia hay alguna seriéfila iluminada (llámese María Isabel Sánchez-Mora Molina o señora consejera) a la que se le ha aparecido la virgen y ha pensado que una buena forma de generar empleo es quitar a la educación pública un grado que está muy solicitado, (unos 200 alumnos que se quedan fuera cada año por falta de plazas), para que así cualquier empleador piadoso, caritativo y con iniciativa pueda afianzar su imperio educativo con esta oferta que la consejería sirve en bandeja de plata.

El señor es mi pastor, nada me falta. (Salmo de David. 23).

Off


Lo que echo de menos tener días off.

Este término lo empecé a usar hace unos 15 años en mi primer viaje a Marruecos. La idea era pasar un día en soledad (soledad de conocidos) y dedicarme a cuidarme y a aprender. He estado cuatro veces en ese país que me fascina y esta rutina la he hecho en cada viaje, siempre a la mitad del mismo. Os cuento el día off, como transcurría:

Chefchaouen
Plaza Uta el Hamman (Chefchaouen)

Como en Marruecos la prisa ‘puede matar’ el madrugar era algo subjetivo, dependía de cuando te acostaras así que sin mirar el reloj empezaba el día con un buen desayuno a base de zumo de naranja, café con leche y dulces. Sin prisa y tranquilo.

Siempre he viajado con gente y sabían que ese día yo no existía. Básicamente porque como era el que conocía aquello me tenían de guía y yo necesitaba descansar (y ellos aprender a vivir sin supervisión, difícil tarea para pseudo-adultos). Después de eso me gustaba pasear sin rumbo por la medina de la ciudad en la que me encontrara: Ashilá, Chefchaouen, Fez, Marrakech, etc. La que más me ha gustado siempre es la de Fez aunque por pequeña y acogedora la medina de Chefchaouen es ideal.

Paseando, hablando con los artesanos, tomando té… llegamos a uno de los mejores momentos: pasar por el barbero. Un buen afeitado, tomando té y con buena conversación es algo que se ha perdido en España y es un lujo asequible que deberíamos seguir consumiendo sólo por la tranquilidad del momento. Ahora hay mucho hípster barbudo que paga cantidades desorbitadas por recortarse y acicalarse pero eso es otra cosa.

Barbero
Este soy yo, relajadico y dejándome hacer.

No me había dado cuenta y  ya podría haber pasado hasta el tiempo de comer pero siempre encontraba un sitio donde tomar una buena sopa caliente, exquisitas, y un buen tajin o un couscous de verduras. Lo recuerdo y empiezo a salivar. ¡Qué bien se come en Marruecos!. Y qué buenas charlas con los de allí. Puedes juntar la comida con la cena si encuentras una buena conversación, buen té y unas pipas de kifi. Pero ese día no era para eso. Después de comer y una siesta el paseo continuaba pero esta vez con rumbo fijo al hamman. Un par de horas de vapor y masajes vigorosos te dejaban nuevo. Como flotando. Recuerdo la primera vez que fui a un hamman. Esa experiencia es alucinante. Un lugar muy familiar. Los padres van con sus hijos, amigos, familiares. Van todos. El ambiente es oscuro y tranquilo. Invita al descanso.

2006_Chefchaouen-Hamam
Uno de los Hamman de Chefchaouen

Imaginad cuando salía de allí, relajado, bien limpio, flotando… Directo a por otro zumo de naranja que me diera energía y entonces si, a reunirme con los míos para disfrutar de un buen té y una cena cargada de risas, especias y buena compañía.

¿Entendéis que lo eche de menos?.

Ahora esos raticos son mucho más cortos y suelen ser por la noche en casa, cuando las chicas se acuestan y me quedo solo, en el huerto, sentado en una silla entre los árboles pensando en nada y disfrutando de mi.

Inseguridad ciudadana: Comerciando con el miedo.


170306elroto-1

En los últimos meses una oleada de robos, cada vez más descarados, están asolando la zona sur de la huerta de Murcia que es donde vivo. La última vez el sábado por la tarde y a plena luz del día en la vivienda de mis vecinos de enfrente. Es alucinante la impunidad con la que campan los cacos desde hace meses. En la zona se han organizado hasta patrullas vecinales porque la presencia policial es nula. Nos pasamos las tardes con las crías en la calle jugando, los fines de semana incluso las mañanas, y en mi carril no entra una patrulla de la policía local casi nunca. Hicieron un simulacro de despliegue hace unos meses cuando un concejal que vive en la zona lo denunció en medios de comunicación. Entonces sufrimos dos semanas de controles policiales arbitrarios. Bien por la presencia policial pero no creo que ese tipo de acciones sean las que ahuyenten a los delincuentes. Una presencia continua y real sería lo que de verdad ayudaría a mejorar la situación. Pero claro, supongo que eso vale dinero y los medios son los que son. Insuficientes. Así que os podéis imaginar la sensación de desprotección y miedo general. A nosotros no nos frena. Entramos y salimos igual que siempre, faltaría más. La diferencia es que cada día al entrar a casa pensamos, ¿nos habrá tocado a nosotros?. Y si se nos olvida un momento ya se encargan las empresas que venden sistemas de seguridad en recordarlo cada día en los medios. Comercian con el miedo. De hecho si os paráis a pensar un poco en esto cuando más se anuncian en la televisión es durante o después de los telediarios. Cuando nos acaban de enseñar más de media hora de imágenes de sucesos terribles que es lo único que muestran desde hace años (*).

El domingo por la mañana, horas después del robo en casa de mis vecinos, pasaron dos compañías de seguridad diferentes a ofrecerme su servicio de vigilancia remota porque claro, como sabíamos, habían robado en la casa de enfrente y nosotros no podíamos vivir sin ese sistema de seguridad (que por cierto al vecino no le ha servido de nada). Yo esto no lo considero aprovechar una oportunidad ni ofrecer un producto. Los llamo “mercaderes del miedo”.

(*) Saquemos de esta queja al telediario La 2 Noticias que es el único que se preocupa por contar la actualidad como es y dar una cara amable del mundo aunque cada vez sea más difícil.

Bonus.

Anoche me acosté tarde viendo un programa en la 2 de televisión española: Los conciertos de Radio 3. Creo que es el único programa con música en directo que hay en la parrilla televisiva actual. Y no me vale que me digáis que en “La Ruleta de la Fortuna” hay un grupo tocando en directo. Eso no vale.

Pude disfrutar de lo que llaman: Entreacústicos. Lo presentaba Ángel Carmona (Ondas 2015 por Hoy Empieza Todo, en radio 3) y los grupos que tocaron fueron: Amaral y The Chinese Birdwatchers.

Amaral son de sobra conocidos y ha sido un grupo que cada disco que han sacado me ha gustado un poco más y el último, Nocturnal, cada vez que lo escucho me gusta más.

El segundo grupo, The Chinese Birdwatchers, no los había escuchado nunca y la verdad es que hacen algo muy original. Esta mañana he estado escuchando en Spotify su último disco: Roads. Os recomiendo escucharlo.

 

El videoclub de mi barrio


VideoOnDemandAyer me pasó algo curioso. Después de ver un email de Fnac en el que me ofrecían el DVD de Spectre, la última película de James Bond, entré a Youtube a ver el tráiler de la película y acto seguido fui al buscador de google para buscar dónde podía alquilarla y a qué precios. La búsqueda que solicité fue esta: James Bond Spectre online. Los resultados fueron sorprendentes. A primera vista ni un solo enlace a una web de alquiler o compra de películas. Todas las direcciones eran de webs de streaming o descargas. Así en la primera, segunda, tercera y cuarta página. No seguí buscando. De hecho ni me molesté en realizar otras búsquedas y pensé que cuando la quiera ver me voy a ir a mi videoclub, el de mi barrio, y la alquilo.

Montar servicios de alquiler o visionado por suscripción no debe ser barato pero, ¿cómo no se promocionan más en la web?. ¡Si es su mercado!. De casi cualquier cosa que busques salen enlaces patrocinados. Deberían salir los primeros en este tipo de búsquedas y no es porque no haya empresas de este tipo funcionando en España. Tenemos a Netfilx, Wuaki, Filmin, iTunes, el mismo Google, Nubeox (del grupo A3Media), Yomvi (de Movistar+) y otras que se me olvidan o no conozco. HBOgo dice que antes de fin de año también va a estar en España.

Si quieren tener más clientes deben gastar en publicidad y promoción. Si no conciencian a su público objetivo les va a costar aumentar su cuota de clientes. La piratería, con la llegada de estos servicios, cada vez es menor pero sigue siendo muy difícil encontrar la oferta legal. O conoces al proveedor o te puedes volver loco.

Yo he pasado de descargar todo lo que se me antojaba a comprar lo que voy a usar: Aplicaciones, libros, música, películas y series. Tras una enriquecedora discusión en Twitter con Lorezo Silva  entendí que el creador puede elegir cómo vender su obra, por el canal que sea, y ser él o el canal de distribución que él decida quien elija esos precios. Debo ser yo quien decida comprar o no.

A esto último habría que añadirle muchos puntos y aparte como el que la tecnología debería permitirme como comprador poder prestar esas obras compradas a quien yo quiera como si de un formato físico se tratara, pero lo básico y claro es eso y de esos puntos o escribiré en otro artículo.

Insomnio y nacionalismo.


Anoche no podía dormir. Los minutos se me amontonaban en la cabeza, los pensamientos pasaban de un tema a otro a una velocidad de vértigo y de repente recordé una conversación que había tenido por la tarde con un compañero de trabajo sobre la posibilidad de que Catalunya se convierta en un estado independiente de España, la consulta del 9N, la mejor forma de hacerlo, si estaba o no de acuerdo, etc. Entiendo que una parte de la población catalana quiera la independencia. Por qué no. Tengan un pasado como región independiente o no cualquiera debe tener derecho a decidir como quiere que rijan las normas que lo gobiernen. Lo que no tengo tan claro es que todos los que han participado en la consulta del 9N sepan como se haría esa hipotética separación y las consecuencias que tendría. ¿Ningún político ‘nacionalista’ ha hecho o ha encargado un estudio sobre como se haría ese cambio?. Si no lo han hecho me parece irresponsable y si lo han hecho no entiendo porqué no lo explican a todo el mundo. Catalanes o no. Particularmente creo que antes de hacer ningún referéndum esas bases deberían estar perfectamente estudiadas y explicadas. ¿Habría fronteras, que código penal regiría, cambiaría la moneda, que ocurriría con las pensiones, negocios, educación, sanidad?. Creo que son tantas las variables que habría que estudiar y acordar antes de dejarlo todo a la espera de saber si te ‘divorcias’ o no. Porque, ¿qué ocurriría si habiendo ganado unas elecciones el SI a la creación de un nuevo estado después no se llegara a un acuerdo global y el resultado fuera una ‘marcha atrás’ o una ‘patada hacia delante’ perjudicando a la población más que favoreciéndola?. ¿No sería eso peligroso?. La desinformación y el desconocimiento se puede volver en contra de quien defiende este tipo de ideas. Tengo la certeza (dentro de mi desconocimiento) que si se permitiera ahora mismo una consulta legal (como se hizo es Escocia) el resultado sería igual que el de nuestros vecinos del norte.

Y si esto que os he contado os parece un aburrimiento os recomiendo que paséis de nacionalismos y escuchéis el último Ciudad Criolla de Radio Gladys Palmera. Yo lo tengo puesto y la seleción de temas es muy buena.

Ciudad-CriollaCIUDAD CRIOLLA  – 36 negras y 52 blancas por Miquel Botella

Si hay un instrumento característico en la música de Nueva Orleans, el que más artistas influyentes ha originado, sin duda es el piano. Recordamos a algunos de sus mejores intérpretes, los reyes de las teclas.

PLAYLIST:

1 – Fats Domino – Swanee River Hop
2 – Professor Longhair – Hey Now Baby
3 – James Booker – Pop’s Dilemma
4 – Huey “Piano” Smith – Tu-Ber-Cu-Lucas And The Sinus Blues
5 – Allen Toussaint – Louie
6 – Champion Jack Dupree – Broken Hearted
7 – Dr. John – Mac’s Boogie
8 – Jerry Lee Lewis – Mississippi Kid
9 – Marcus Roberts – Preach, Reverend Preach
10 – Jon Cleary – Been And Gone
11 – Harry Connick Jr. – Muskrat Ramble
12 – Marcia Ball – Can’t Blame Nobody But Myself
13 – Eddie Bo – Piano Roll
14 – Davell Crawford – Southern Woman (Ain’t Nothin’ Like A)
15 – Ellis Marsalis – Will You Still Be Mine
16 – Henry Butler – Henry’s Boogie

¡Bicicletas al tren!.


Acabo de leer en LaVerdad.es que ya no se puede llevar la bicicleta en los cercanías de Murcia. Bueno, se puede, pero sólo dos bicicletas, ¡por tren!. ¿Quién ha sido el idiota que ha ordenado semejante dislate?. El tren y la bicicleta deben ir de la mano. Si queremos ciudades más sostenibles y acabar con la locura del tráfico y la contaminación que genera estos dos medios de transporte deberían ir de la mano. Trenes, tranvías y autobuses deberían tener una zona habilitada para poder subir las bicicletas.

http://www.flickr.com/photos/rtarga/400606443/

Hace un par de semanas hicimos una excursión en bici siguiendo la mota del río hasta Orihuela. Un buen trecho. Puse la silla para llevar a la peque y nos fuimos de excursión con la idea de, si el bicho se cansaba, volver en el tren. Una idea cojonuda. Al final fuimos y volvimos en bici, aguantamos los dos como jabatos, pero ¿que hubiera ocurrido si hubiéramos intentado volver en cercanías a Murcia y este ya llevase dos bicicletas en el tren?. El enfado y la cara de gilipollas hubiera sido monumental. ¿Quién me asegura y cómo que voy a poder subir en el siguiente convoy?. Se quejan que cada vez viaja menos gente en tren, que no es rentable, que hay que subvencionar los billetes… ¡Si lo único que saben hacer es poner trabas!. ¿Tan difícil es eliminar un par de asientos por vagón para poder subir bicicletas?. Estoy convencido que no se perdería ningún billete.

Enlaces relacionados:

http://lospiesenlatierra.laverdad.es/blog/2848-ibicis-fuera-del-tren
http://lospiesenlatierra.laverdad.es/noticias/2846-solo-dos-bicis-por-tren-en-murcia

En el auto de papá


Acabo de leer la entrada que acaba de publicar Juan Bay en su blog (los gases son comprensiblesen el auto de papá), y me ha dado por pensar en cómo hacíamos los viajes antes en coche y como los hacemos ahora.

Antes eran mucho más divertidos que ahora. Podíamos jugar por todo el coche siempre que no pusiéramos muy nervioso a papá y me sentaba como quería, la visibilidad, claro, era mucho mayor pues no tenía que ir amarrado al asiento y si quería sacar la cabeza entre los asientos, pues la sacaba. Mi sitio preferido era ir sentado entre los asientos delanteros, sobre el eje del coche. Jugábamos a contar coches (según colores y modelos), a adivinar el modelo de moto que nos iba a adelantar o que se nos iba a cruzar, buscar los toros de Osborne y las bolas de “El tío de la bota”. El veo-veo… Era muy divertido. Eran viajes de 3 ó 4 horas (lo que se tardaba en llegar a Cuenca desde Murcia por aquel entonces) y hacíamos uno al mes. Recuerdo que cuando llegaba la primavera parábamos entre La Roda y Sisante en los campos de amapolas que surgían entre el trigo y la cebada que ya ganaba altura y tenían un color verde precioso.

Ahora le he comprado a mi hija una pantalla estupenda donde le pongo dibujos. Así hace el viaje tranquila, sin dar el follón y si se cansa de mirar la pantalla, como va amarrada a su silla de seguridad como se fuéramos en una nave espacial y no se puede mover, se duerme como un tronco. El viaje dura una hora y media. (Murcia – La Roda).

No se que hubieran hecho mis padres si hubieran existido estas pantallas del diablo por aquel entonces pero lo que yo si se es que me lo pasaba tan bien que le voy a recortar los dibujos en el coche a la peque. A ver lo que me dura.