Reto cinco líneas – Enero 2017


Ayer una compañera de trabajo, Cristina, me contó que paseándose por Twitter se enteró, casi por accidente, de la existencia de este blog. Cierto y verdad que Estefanía no ceja en su empeño de que no lo abandone. Ya son muchas señales las que me hacen volver. El reto de Adella es la mejor forma de hacerlo y esta herencia escrita el mejor de los regalos que puedo daros. Por insistentes. Gracias.