El estado de bienestar (el mío).


Anoche hablaba con Vero y recordé que hace ya más de ocho años que empecé en mi empresa actual. Cuando entré a la fábrica me dije a mi mismo que sólo iba a estar aquí un par de años. Para coger un poco más de bagaje y lanzarme de nuevo al mercado con el fin de entrar en alguna agencia en Murcia. ¡Hace más de ocho años que empecé!.

Ahora las prioridades han cambiado mucho. He tenido momentos insufribles y agotadores en este trabajo pero después de muchas vueltas estoy contento. Me gustará más o menos. Ahora no voy a entrar en eso. Sé que no es el trabajo de mi vida y con eso me vale, pero he aprendido a disfrutarlo de igual manera. El aprendizaje que he encontrado aquí ha sido y es muchísimo. Hay muchas cosas que se pueden mejorar, sobretodo en lo que a horario se refiere, pero disfruto mucho. Y no con el trabajo. Disfruto con lo que me queda después del trabajo y las posibilidades que este me ofrece para mi tiempo libre. No he dejado de buscar el trabajo de mi vida. Ahora no lo hay y listo. Ya llegará. Tuve un tiempo en el que sólo veía el lado negativo de mis funciones, compañeros y demás pero me he centrado en la gente buena y que merece la pena y se pasan los días la mar de bien. Y lo que más me ayuda es intentar sonreir todo lo que puedo. Sólo el gesto de la cara hace que el resto le acompañe.

A lo que voy. Mi prioridad es mi bienestar y ese estado de bienestar lo consigo con mi esfuerzo, con mi trabajo. Algún día tendré más tiempo libre. Algún día encontraré el trabajo de mi vida. Algún día sabré cual es el trabajo de mi vida. Mientras tanto que este estado del que tanto disfruto siga engordando.

Anuncios

Movilidad de presupuestos


Ya están en marcha los tranvías. Con sus paradas nuevas, flamantes y vacías. Cuando empezaron a construirlos nos parecía a muchos un sin sentido y ahora que están hechos más todavía. Navegando por Internet encuentras cifras de presupuestos escandalosas. En 2008 se hablaba de 264 millones de euros y ahora que están terminados (o preparados para la foto de campaña) hablan de un presupuesto de más de 7 millones de euros sólo para este 2011. Lo sorprendente del tema es que han hecho una linea para trasladar a los universitarios y estos, siendo realistas, sólo van a usar el servicio unos 8-9 meses al año. A los períodos de vacaciones hay que quitar los de exámenes… Este nuevo servicio no va a hacer otra cosa que encarecer el que ya existía (autobús) pues descenderá el uso de este otro sistema de movilidad. Y digo yo… Si lo que queremos es hacer la vida un poco mejor a todos, ¿porqué se ha hecho el tranvía en vez de usar ese dineral que se están gastando en poner más lineas de bus, o abaratar el precio del billete, o pagar lo que deben a las empresas del sector o simplemente invertirlo en otras cosas más importantes que ahora mismo necesita el municipio de Murcia?.

Es más fácil mirar para otro lado


Procesiones, sardinas, el bando, moros y cristianos… Todo esto está subvencionado. y además supone un gasto en seguridad tremendo junto al caos que se crea al cortar toda una ciudad durante una semana entera. Los sardineros: cuatro “ricos” sacando barriga y paseandose borrachos por las calles de la ciudad regalando pelotas de plástico (que suelen promocionar bancos, inmobiliarias, etc.) con un harén de mulatas bailando al son de la música. Un ejemplo fantástico para nuestros jóvenes. El “Bando de la Huerta” y sus barracas ocupando espacios públicos y enseñándonos a todos el significado de “competencia desleal”. Me gustaría ver como declaran todos esas notas hechas a mano, los precios que tienen son desorbitados para no pagar absolutamente nada, ni la luz. ¿Y los contratos?. Siempre que paso cerca me fijo y veo menores de edad trabajando. A fecha de hoy en Murcia ya no se puede pasear por ningún parque de la ciudad sin salir con olor a fritanga ni dormir tranquilos si tienes la mala suerte de vivir cerca de uno de estos parques en estas fechas. Que se lleven todas las peñas a un recinto como La Fica que para eso están estos sitios.

Mientras unos hablan de crisis y paro aquí en Murcia nos montan, pidiendo un préstamo a nombre de todos los murcianos, el SOS 4.8. ¿Porqué no somos todos coherentes?. Si no hay dinero no hay dinero. ¿Porqué tenemos que soportar el gasto de mantener tanto “entretenimiento” y tan caro cuando los beneficios, si los tiene, se los lleva otro? Recordemos que del SOS se encarga una empresa (Legal Music) que es la que organiza y se lleva toda la pasta. Seguro que venden muchas entradas pero no creo que fuera del recinto los asistentes dejen mucho dinero. Gente joven con poca pasta que vienen a pegarse la fiesta y se largan.

Que estamos en crisis no es ningún secreto. Que no hay dinero tampoco. Que hay muchísimas empresas que hace meses que no cobran sus facturas pendientes con el servicio público tampoco es ningún secreto. Entonces… ¿por qué consentimos que nos tengan atontados con modernuras sobrevaloradas y fiestas tan rancias?. Es más fácil pasar de todo y mirar para otro lado. Si no se puede con todo que no se haga. Ya vendrán tiempos mejores. Porque tenemos que ser conscientes y ajustarnos todos (y no sólo con este tema). Sólo así podremos superar este bache.

III República


Es impresionante y admirable ver cómo en países con regímenes dictatoriales los ciudadanos se echan a las calles a sabiendas de que es muy probable que hordas de militares y afines a esos gobiernos los repriman con dureza. Es deplorable ver, como está ocurriendo en Egipto, los militares aprovechen la lucha del pueblo para tomar el poder y reprimir aún con más fuerza a los manifestantes una vez las miradas del “mundo civilizado” van para otro lado y nadie hace nada.

Curioso es ver como en “países civilizados” como el nuestro se evite cualquier tipo de comentario y tilden de loco a quien sugiera que sean los ciudadanos los que elijan a su jefe del estado. ¿Por qué tenemos que vivir en España bajo esta monarquía heredada de la dictadura franquista?. ¿Por qué nos seguimos dejando engañar con esta falsa democracia en la que las grandes e históricas familias siguen teniendo la mayor parte de la riqueza del país?. Donde antes teníamos condes y marqueses ahora tenemos consejos de administración. Es el precio que estas grandes y nobles familias tienen que pagar para poder mantener su estatus. Que la riqueza siga siendo de unos pocos sea quien sea esa minoría. Dejemos las ideologías para los pobres. Dinero, dinero y más dinero.

Cómo me gustaría ver propuestas serias para pedir la III República de la que tanto se está hablando estos días. Y no sólo con el tópico que incluso yo mismo tenía como lema de abajo la monarquía. Eso debe ser sólo el principio. Conseguir que quien nos gobierne, profese la ideología que sea, sea elegido por el pueblo y sobremanera conseguir una verdadera separación de poderes. Conseguir un verdadero estado laico. Soberanía del pueblo y para el pueblo. Que la cultura sea la base de la educación y que esta sea igual para todos. De acceso universal. Recuperar la memoria tal y como ocurrió para poder sentar unas bases reales para la democracia del futuro. Simplificar los procesos y agilizar trámites en todas las áreas. Aprender de errores pasados y crear una democracia fuerte. Con oportunidades reales para todos y que se ocupe de problemas reales. Cambios sobre todo en el modelo económico que es el que mantiene el modelo empresarial actual. Volver a vivir de nuestros recursos, potenciar la vuelta al campo. A la agricultura y a la ganadería. Dejar de producir para los demás haciéndolo primero para nuestro bienestar.

Para todo esto creo que hay que revisar hasta el actual modelo de trabajo en las diferentes regiones. El gasto que suponen las transferencias de por ejemplo sanidad, educación, urbanismo, medio ambiente… que lo único que hacen es duplicar o triplicar gastos de gestión y favorecer la corrupción es insostenible. Y no considero que sea un paso atrás. Al contrario. Se trata de ser coherentes. Si este modelo no ha funcionado, ¿porqué mantenerlo?.

Necesitamos de una verdadera revolución intelectual, económica y social. Y en breve, aunque debemos empezar esta revolución pacífica ya, tenemos una gran oportunidad para hacerlo. No debemos consentir que el puesto de jefe de estado se herede como está planteado en nuestra constitución. Hay que salir a las calles, hacernos escuchar y pedir un cambio.
Hay que pedir la III República.