Un regalico


Y esto, aunque se veo feo (y no es lo importante)… os lo regalo.

Anuncios

Merci beaucoup!


Hay que ver la capacidad de superación que podemos tener los seres humanos. Cuanto más hondo caemos, si tenemos ganas, más rápido salimos adelante. Tener la cabeza ocupada todo el día. Esto influye bastante. Y lo importante que es sentirte querido. Estar rodeado de gente que se preocupa por ti. De gente a la que querer y yo por suerte me siento en ese aspecto completo. Gracias a todos guapas y guapos que me hacéis sentir así de bien.

Queridos desconocidos. Cotillas del dos-punto-cero.


El otro d√≠a me lleg√≥ un aviso en Facebook de una antigua compa√Īera de instituto que me hab√≠a encontrado y que quer√≠a conectarse a mi perfil. Estupendo. Lo vi desde el m√≥vil y claro, acept√© la oferta. Como escribir desde el terminal es un poco inc√≥modo no le dije nada. Acept√© y punto. Dej√© para m√°s tarde esa tarea…

Es cierto, da mucho gusto encontrar a gente de la que hace mucho tiempo no sabes nada. Adem√°s, Facebook te da la oportunidad de saber de la gente sin tener que estar en un cara a cara inc√≥modo. Inc√≥modo porque con la mayor√≠a de la gente que conoc√≠as y que has perdido el contacto es m√°s que probable que no tengas muchas cosas en com√ļn y despu√©s de una r√°pida puesta al d√≠a acabas la conversaci√≥n que el t√≠pico A ver si (…); Estas redes sociales, Facebook en mi caso, te permiten tener ese primer encuentro sin la obligaci√≥n de tener que soltar esa maldita frase: A ver si nos vemos…

El caso es que hace un par de d√≠as volv√≠ a conectarme a Facebook desde el m√≥vil y me encuentro con que entre varias notificaciones de mensajes, invitaciones a eventos y aplicaciones tontas, unas ocho personas las cuales no conozco de nada quieren ser amigas de esta red social. Alucino. – Pienso que hay que ser cotilla, estar aburrido o llevar una vida triste para querer saber que dice o hace un desconocido en la red (o en la vida real que al final es lo que contamos en estos sitios). Subimos fotos y v√≠deos, decimos qu√© vamos a hacer o qu√© hemos hecho y hablamos de nosotros como si fu√©ramos importantes diciendo que es lo que nos gusta o no. – Autom√°ticamente les dije a todas que no y cerr√© la aplicaci√≥n. Todo esto que os escribo pas√≥ por mi cabeza. ¬ŅEs que estamos locos?. Mira que lo √ļnico que hicieron fue enviar esa solicitud de amistad pero me pareci√≥ un ataque directo a mis pensamientos y a mis amigos. A mis amigos de verdad que son los que llenan mi pantalla de mensajes, fotos y dem√°s. A nadie m√°s le interesan esas cosas y ¬Ņqui√©n soy yo para ense√Īar a desconocidos lo que dicen mis amigos y conocidos del mundo real?. Total, que me calent√© y escrib√≠ en mi Muro:

Que no, que no os conozco y no quiero ser ‚Äúamigo‚ÄĚ vuestro. La gente est√° tonta, aburrida o qu√©. ¬°Bendita la hora!.

Claro est√° que ese ¬°Bendita la hora! final se refer√≠a al hecho de haber a√Īadido a mis amigos a esa amiga de anta√Īo por la cual hab√≠a tenido esa avalancha de solicitudes cotillas pero ni mucho menos iba dirigida hacia ella mi quejido. Es una l√°stima. Y digo una l√°stima porque acabo de entrar de nuevo a mi cuenta de Facebook a ver esos mensajes atrasados. Ten√≠a dos de esta persona. El primero y m√°s antiguo muy efusivamente me saludaba y preguntaba por mi. Empezaba a contestarle cuando me he dado cuenta del segundo que en negrita dec√≠a:

He le√≠do tu estado…

As√≠ que antes de contestarle como si no hubiera visto nada le voy a mandar un enlace a esto que he escrito y un recibimiento como debe ser. Con alegr√≠a y a√Īoranza. Que los a√Īos pasan para todos pero la gente queda. Aunque sea en el ciberespacio.

D√©jame so√Īar contigo


D√©jame esta noche… so√Īar contigo,
déjame imaginarme en tus labios los míos,
déjame que me crea que te vuelvo loca,
déjame que yo sea quien te quite la ropa,
déjame que mis manos rocen las tuyas,
déjame que te tome por la cintura,
déjame que te te espere aunque no vuelvas,
déjame que te deje, tenerme pena.

Si alg√ļn d√≠a diera con la manera de hacerte m√≠a,
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día,
qué bonito seria jugarse la vida, probar tu veneno,
que bonito seria arrojar al suelo la copa vacía.

Déjame presumir, de ti un poquito,
que mi piel sea el forro de tu vestido,
déjame que te coma solo con los ojos,
con lo que me provocas yo me conformo.

Si alg√ļn d√≠a diera con la manera de hacerte m√≠a,
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día,
qué bonito seria jugarse la vida, probar tu veneno,
que bonito seria arrojar al suelo la copa vacía.

D√©jame esta noche… so√Īar… so√Īar… contigo

Zenet