Los políticos y la autenticidad

Esta mañana revisando feeds me he encontrado con este artículo de Enrique Dans en el que se lanzan varias preguntas muy interesantes como:

(…) ¿queremos políticos que utilicen las herramientas de la red para comunicarse con su electorado de manera genuina, para acercar su gestión y escuchar la retroalimentación subsiguiente, o estamos dispuestos a aceptar que “como están muy ocupados”, todo sea en realidad una farsa impostada? ¿Debe un político ser alguien que no escribe sus discursos, ni su blog, ni sus actualizaciones en Twitter, ni su programa, ni nada, alguien que está “demasiado ocupado como para hablar directamente con sus ciudadanos”? ¿Entonces para qué lo quiero? ¿Es una figura publicitaria, un simple icono representativo? ¿Nos parece bien que la política se convierta en un mero teatro, o en la era de las herramientas de publicación personales y sencillas, le demandamos algo más? (…)

Todo esto sale después de que se descubriese que Rosa Díez en un momento de gracia divina estuviera en un programa de televisión en directo y al mismo tiempo actualizando su cuenta de twitter. Que cosas.

Me parece muy importante el uso de las nuevas tecnologías por parte de los políticos pues es la única manera que tienen de estar cerca de los ciudadanos ya que por un lado les permite contarnos de una forma más directa que están haciendo y por otro lado les permite a ellos escuchar lo que tenemos que decir. Lo que no me parece de recibo es que nos intenten engañar haciéndonos creer que lo hacen sin ser ellos quienes están detrás de esas tecnologías. Veo bien que sin engaños se usen esos canales en nombre de un partido o un político en concreto pero sin, como ha hecho Rosa Díez, hacernos creer que son ellos los que dedican su tiempo a los ciudadanos de a pié. Si en cosas como estas utilizan estas formas de trabajo ¿que no harán en temas más importantes?.

Anuncios

Un comentario en “Los políticos y la autenticidad

  1. Luego les molesta que los tratemos demagógicamente y ya casi como costumbre popular de mentirosos sin medida ni remedio.
    Que poca vergüenza Madre mía.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s