Gazpacho Manchego… a mi manera

Este fin de semana en Santiago de la Espada preparé un Gazpacho Manchego Cosmopolita que no es porque lo hiciera yo pero salió riquísimo. Lo de cosmopolita es porque la receta original se hace con carne de perdiz y liebre y claro, eso es carne de caza y ahora es muy difícil de encontrar. De hecho uno de los retos de comer los gazpachos con este tipo de carne es tener que ir buscando los perdigones entre los trozos de carne para no dejarte los dientes en la pitanza.

Mi amiga Cristina me pidió que le pasara la receta y he pensado que la publico para que si os gusta la cocina como a mí, preparéis un plato fácil y muy rico.

Ingredientes: (Para 8/10 comensales).

  • 2 ó 3 Botellas de vino tinto. A mi me gusta el Ribera de Duero.
  • 1 Pollo en trozos chicos (como si lo fueras a freír con unos ajetes), o´ 4 perdices.
  • 1 Hígado de pollo extra.
  • 1 Conejo (igual que el pollo) ó 2 liebres.
  • 4 Pimientos rojos.
  • 1 Cabeza de ajos.
  • 1 Cebolla
  • 3 tomates muy maduros. (Y bien pelados).
  • Aceite de oliva. (Un buen chorro).
  • 4 Hojas laurel.
  • 6 Bolas de pimienta.
  • 1 Cucharada sopera de pimentón dulce.
  • 4/5 Hilos de azafrán
  • 1 Pastilla de caldo de verduras. (Si el pollo y el conejo son camperos no hace falta. Ya dan bastante sabor).
  • Sal (al gusto)
  • 3 Bolsas de ‘Tortas Ceceñas’ (o de gazpacho). Son muy fáciles de encontrar.
  • Un mortero.

Lo primero es el dónde se van a preparar. Bueno no. Lo primero es abrir una botella de vino tinto para tomarse una copa, o las que queramos, mientras elaboramos este rico manjar. Seguimos.

Aunque sirve cualquier recipiente que se pueda poner al fuego donde mejor salen, por lo menos a mí, es en una sartén honda de esas de rabo largo. De las de campo de toda la vida. Si la tienes fantástico.

Empezamos por los pimientos. Los cortamos a tiras anchas no muy largas. Yo parto los pimientos en tiras y luego las parto por la mitad. Los lavamos bien para quitarle todas las semillas y los freímos en aceite de oliva hasta que están blanditos y dorados. No los vayas a quemar. Una vez fritos los sacamos de la sartén y los apartamos. Los vamos a usar al final del proceso.

En el mismo aceite donde hemos frito los pimientos vamos a sofreír el tomate para hacerle una base de salsa. Por eso he escrito que el tomate debe ser maduro y estar pelado. Lo partimos a trozos muy pequeños y lo echamos a la sartén. Lo mismo hacemos con la cebolla. Todo junto con un poco de sal, el laurel y las bolas de pimienta. Cuando la cebolla se empiece a poner blandita, antes de que dore, echamos a la sartén toda la carne y la sofreímos también. Junto a la carne echamos a la sartén la cabeza de ajos. Le quitamos el culo y la echamos sin soltar los dientes. Buen momento para servirse una copa de ese vino que teníamos abierto.

Cuando la carne se empiece a dorar llenamos la sartén de agua cubriendo la carne de agua tres dedos. Ahora le añadimos la pastilla de caldo, (si es necesaria), el pimentón dulce y el azafrán. Dejamos el fuego un poco fuerte hasta que empiece a hervir el agua.
Cuando hierva bajamos el fuego un poco y lo dejamos cociendo a fuego lento entre dos y tres horas. Caldo impresionante. Tened preparada una olla con agua caliente por si os habéis quedado cortos e ir añadiéndole. Más vale que sobre caldo y no que falte.

Tres horas más tarde…
La botella de vino se ha acabado. Abre otra y sírvete una copa. Te recomiendo también que partas unos trozos de queso que para acompañar al vino viene muy bien. Con todo esto listo apagamos el fuego del caldo que ya estará listo y en una fuente sacamos toda la carne de la olla. Por un lado apartamos la cabeza de ajos y ese hígado de pollo extra que vamos a usar más tarde. Entonces, en un proceso completamente ‘digital’ deshuesamos y desmigajamos toda la carne con mucho cuidado para que ningún hueso vuelva a la sartén de manera que la carne quede casi deshilachada. Toda esta carne vuelve a la sartén. Ahora nos lavamos las manos y le damos un trago al vino y tomamos otro trozo de queso.

Actualización: Olvidé decir que este secreto lo aprendí de Maite. La mejor cocinera del otro lado de la pantalla.
Llega el momento del truco. Echamos al mortero los dientes de ajo pelados, el hígado y un chorro de aceite de oliva y lo machacamos hasta que quede una papilla. Cuando la tengamos lista la echamos al caldo junto a la carne que ya teníamos deshuesada y otra vez a calentar. Una vez empieza a hervir echamos los pimientos que habíamos frito al principio y lo ponemos a fuego lento unos diez minutos para que la salsa de ajo que hemos hecho se diluya con el caldo. Cuando pasen diez minutos echamos al caldo las tortas ceceñas y lo dejamos hervir hasta que las tortas se pongan blandas. Hay a quien le gusta dejarlos hervir hasta que el caldo se evapora y se hace una especie de tortilla. A mi particularmente me gusta que quede con un poco de caldo. Cuando las tortas estén blandas se apaga el fuego y se deja reposar unos cinco minutos cubriendo la sartén con un paño o unas hojas de periódico.

Ahora si. Sírvete otro vino. Que otra persona ponga la mesa. Da una voz y que tus invitados se preparen. La comida está lista.

Anuncios

3 comentarios en “Gazpacho Manchego… a mi manera

  1. Oleeeeee!!!
    Como cocina mi Nachico, leches!!!!
    Que “ico” tiene que estar esto….
    Y si lo probamos en tu huertecico y nos deleitas un poquico en plan murcianico?
    Besicos.
    M.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s